Hogar Piel sensible

Piel sensible, atópica o alérgica, ¿cuál es cuál?

Los últimos datos de la OMS sobre alergía son alarmantes: para el 2050, se estima que la mitad de la población mundial esté afectada por al menos una alergia. Ésta puede ser producida por contacto y desencadenar una reacción alérgica o urticaria, por un alimento que el organismo no tolera, o por una reacción autoinmune. Quién sufre de este tipo de procesos sabe lo complicado que es utilizar los productos de higiene, de cosmética o incluso de limpieza del hogar adecuados para evitar los síntomas de las alergias; normalmente, deben leer los ingredientes de las etiquetas con lupa y buscar en comercios especializados.

Diferenciar una irritación de la piel de una dermatitis alérgica o piel atópica

La dermatitis atópica suele empezar en la infancia temprana, y al contrario de lo que se suele pensar, su factor genético y/o hereditario es muy elevado, por lo que suele ser transmitida de padres a hijos. Si existe presencia de eczemas o enfermedades como asma, la probabilidad de desarrollar la enfermedad es de hasta un 70%. Los brotes suelen cursar con eczemas, irritaciones, picores y rojeces, y aunque pueden prevenirse cuidando y tratando la piel, suelen ser recurrentes.

Una irritación es una reacción cutánea que se produce al entrar en contacto con algún producto o sustancia que resulta inadecuada para el tipo de piel del individuo, normalmente una piel sensible y reactiva. Los síntomas suelen ser rojez y picor justo en el momento de aplicar el producto, y desaparecen al dejar de usarlo o retirarlo de la piel. El daño producido cura y cicatriza rápido con el cuidado adecuado y la no exposición a aquello que lo ha desencadenado. Un ejemplo de esto es la urticaria, que puede producirse por esto y no ser necesariamente una condición alérgica de la persona.

La dermatitis alérgica (urticaria o eczema) es la predisposición del cuerpo a reaccionar negativamente ante un alérgeno y se diferencia de la irritación en que se expande a toda el área de la parte del cuerpo donde ha aparecido. Como con un alergía, la mejor forma de evitarla es mantenerse lejos del ingrediente, sustancia o producto que la ha ocasionado. Es posible identificarlo mediante tests en la piel llevados a cabo por un especialista, y es importante no utilizar, en la medida de lo posible, productos con perfumes sintéticos (en los que se han detectado hasta 26 moléculas susceptibles de provocar alergias) y conservantes como los parabenos.

Agentes irritantes en cosméticos y productos de limpieza del hogar

Cada vez hay más conciencia acerca de las reacciones y alergias en la piel producidas por componentes de productos de higiene de la piel y del hogar. En Francia, por ejemplo, los alérgenos deben ser identificados tanto en los cosméticos, como en los limpiadores del hogar, así como en los alimentos. En el caso de España, solamente en éstos últimos. A pesar de estas indicaciones, en el mercado conviven productos repletos de agentes irritantes con los de aquellos fabricantes que realizan un esfuerzo por conseguir una composición efectiva pero limpia e inocua para las pieles sensibles y alérgicas, como es el caso de numerosas marcas de cosmética natural y ecológica.

Productos hipoalergénicos: al rescate de las pieles sensibles

Para que un producto puede considerarse hipoalergénico, es decir, formulado para minimizar el riesgo de alergias, no debe contener ningún perfume sintético o emplear uno de origen natural, y estar ausente de glycol (PEG), alcohol, enzimas, chlorine y ciertos preservantes, como las thiazolinonas. Además, deben pasar ciertos tests y controles por el organismo competente de cada país. Aunque en el mercado no ecológico pueden hallarse este tipo de productos, empresas concienciadas con el medioambiente y el cuidado natural de la piel como es Etamine du Lys van un paso más allá y no solo evitan los alérgenos, si no que sustituyen los componentes sintéticos por su equivalente de origen natural, lo que reduce todavía más la probabilidad de alergias.

Lavavajillas hipoalergénico sin perfume especial para pieles atópicas y casos de SQM

Los productos de limpieza Etamine sustituyen la base jabonosa tradicional a base de sulfatos agresivos SLS (sodium laureth sulfate) por otra mucho más suave creada a partir de azúcares orgánicos procedentes de los cereales, y no utiliza blanqueantes, colorantes ni mucho menos perfumes químicos, sino naturales procedentes de aceites esenciales y en baja cantidad. Además, han creado una gama de productos específicos para estas pieles sensibles, reactivas y alérgicas que suprime el perfume. Lo mismo ha hecho Coslys con sus productos de higiene corporal y cosmética, formulando una línea corporal y capilar específica sin sulfatos.

En nuestra web podréis encontrar otras marcas de cosmética natural con productos para todo tipo de pieles y por supuesto para las más sensibles, ¡solo tienes que consultarnos para dar con tu tratamiento!

Te puede interesar también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *