Cabello Ingredientes

¿Qué es la keratina vegetal y cómo funciona?

Desde hace muchos años personas con cabello rizado o con una melena rebelde acuden a los tratamientos con keratina (química) para obtener un pelo liso, suave, fuerte, supuestamente hidratado, y sin encrespamiento… Pero la realidad es que estos “chutes” tiene efectos adversos muy dañinos para el propio cabello, la piel y el organismo entero. En esta entrada queremos darte a conocer los principales peligros de la keratina sintética de peluquería y hablarte de su alternativa más natural y saludable, la keratina vegetal.

Empezando por el principio: ¿qué es la keratina?

La keratina es una proteína responsable de mantener el cabello y las uñas protegidos de los agentes externos, que hacen que se produzca un desgaste diario en nuestra melena, que acaba por verse seca y sin brillo. Más del 95% del cabello de los seres humanos está compuesto por keratina y ésta se va cayendo y perdiendo, por lo que no es mala idea “suplementar” el pelo con una dosis extra de esta proteína o utilizar productos que la contengan.

Los peligros de los tratamientos con keratina química

Los alisados de peluquería con keratina química están en alza desde hace muchos años, ya que alisan el cabello de forma casi permanente y ayudan a controlar el encrespamiento. Pero el cambio de look puede salirnos caro, a nuestro cuerpo y sobre todo, nuestra piel, si tenemos en cuenta los compuestos químicos que se utilizan en estos tratamientos y sus efectos. El principal y más conocido es el formol o formaldehído, una sustancia considerada cancerígena que se libera en forma de gas y que afecta no solo a la persona que se aplica el tratamiento, si no también al profesional:

  • Irritaciones severas en el cuero cabelludo y la piel.
  • Quemaduras.
  • Caída del cabello.
  • Daños oculares.
  • Problemas respiratorios.
  • Cáncer (por una sobre-exposición a largo plazo)

Teniendo en cuenta que estos tratamientos pueden durar hasta 6 meses, y que los compuestos químicos siguen activos mucho tiempo después, no parece un buen negocio para nuestra salud, ¿no creéis? Pero, si tan dañino es, ¿por qué está permitido? Aunque esto no debería ser así, habitualmente se autoriza su presencia en un máximo de un 0,2% en estos tratamientos. El problema es que muchas veces se aumenta esta cantidad para obtener un resultado inmediato (¡hemos leído que hasta un 37%!), y como no existen suficientes estudios que demuestre su relación directa con enfermedades graves como el cáncer, no se limita su uso.

Otra cuestión importante es que, como en toda la cosmética convencional, la mezcla de distintos productos con diferentes formulaciones químicas en una sola sesión da lugar a mezclas de ingredientes poco apropiadas y que, como sabemos, tienen un efecto acumulativo en la piel y el organismo.

¿Os imagináis la exposición de los profesionales que trabajan con estos compuestos a diario? Ellos todavía acumulan más riesgos: bronquitis, laringitis, neumonias, alergias, dermatitis, quemaduras… La buena noticia es que existen alternativas, que hoy día llegan a ofrecerse en los salones: la keratina humana y la keratina botánica o natural de origen vegetal. Al contrario de la primera, hoy en día la keratina vegetal es accesible y la podemos encontrar en productos capilares que pueden aplicarse en casa. Y, por suerte, 100% naturales y eco-certificados, como los que os traemos hoy aquí y que encontraréis en Adonia.

La keratina vegetal: una buena (y saludable) alternativa

La keratina vegetal no se puede obtener directamente de la naturaleza pero se consigue a partir des proteínas del maíz, el trigo y la soja, emulando la cadena de aminoácidos de la keratina de origen animal (y humana). La keratina vegetal tiene muchísimos beneficios para el cabello:

  • Tiene la capacidad de actuar de barrera contra los agentes externos en el cabello.
  • Impide que las células de keratina que nuestro pelo posee de forma natural se escapen por posibles roturas que puedan haber (que se produce por el cepillado del pelo, el sol, el viento, la contaminación, los tintes convencionales…).
  • Mitiga los efectos de todas estas agresiones y mantiene el cabello fuerte, sano y bonito.
  • Suaviza, alisa e hidrata el cabello desde el interior.

Además de proteger y reforzar el cabello, los productos con Keratina vegetal de Coslys penetran en la fibra capilar y reparan y nutren en profundidad el cabello, gracias al alto contenido no solo de keratina, sino también de aceites vegetales y extractos bio.

La gama está compuesta por 3 productos que actúan en sinergia para nutrir y reparar el cabello en profundidad sin aportarle peso extra. Dejan el cabello limpio, suelto, y con brillo, y tanto sanea y define el pelo rizado como alisa y suaviza las melenas lisas. Además, tienen la fantástica propiedad de proteger el cabello contra el calor de secadores y planchas (¡y del sol en verano!), gracia a su acción fortificante de la cutícula.

  • Champú con keratina vegetal de Coslys:
    Champú hidratante y fortalecedor para reparar el cabello seco y dañado, especialmente por tratamientos capilares o tintes agresivos. Limpia con una base jabonosa muy suave y deja el pelo hidratado, suelto y con mucho brillo. A la larga, el pelo se nota más fuerte, se cae menos, y resiste mucho mejor el calor de los secadores y de las planchas. Te gustará si tienes el cabello fino y débil, así como castigado, seco o apagado.
  • Acondicionador con keratina vegetal de Coslys
    El complemento perfecto al champú: desenreda con facilidad y alisa y suaviza el cabello. En pelo ondulado o rizado también funciona muy bien porque no aporta peso, tiene un efecto definición muy bueno. Prepara el cabello para tratamientos posteriores y lo protege del calor.
  • Mascarilla con keratina vegetal de Coslys
    Esta es probablemente la estrella de la línea: una mascarilla super potente que penetra en la fibra capilar y repara la cutícula. En muy pocos usos el cabello cambia por completo: más hidratado, más suave, más brillante. Luce con vida y con movimiento propio, y un brillo precioso. ¡Hay que probarla para creerlo!

Os animamos a que dejéis la pelu como último recurso y probéis productos capilares naturales para repararlo y devolver su vitalidad, ¡os aseguramos que se nota y que vale la pena!

Te puede interesar también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *