Belleza

Productos para despertar con unas manos y unos pies perfectos

¿Sabías que no es necesario invertir mucho tiempo en el cuidado de los pies y las manos? Aprovecha las horas de sueño para repararlos en profundidad con unos sencillos gestos y los productos bio más efectivos. Al principio requieren de un tratamiento más intensivo y diario, pero una vez cogido el hábito, mantenerlos es muy fácil. ¡Hoy venimos a enseñaros cómo hacerlo!

Los pies: cómo decir adiós a callos y durezas

Empecemos por lo más difícil y a la vez, lo más importante, los pies. Es fundamental cuidar de nuestros pies, sobre todo cuando están dañados.

Los callos, las durezas y las grietas no son una simple cuestión estética, ya que a la larga pueden molestar al caminar debido al roce.

Te encuentres en esta situación o simplemente con unos pies secos y con alguna dureza, siempre es recomendable cuidarlos. Primero de forma intensiva para luego solo tener que mantenerlos, así es mucho más fácil. ¡Estamos seguras que con estos consejos lograrás unos pies muy suaves y lisitos! Empezamos:

1. Exfoliar

Por la noche, exfolia la planta de los pies y allí donde existan callos y durezas con una piedra pómez o con un exfoliante de grano duro. El Exfoliante de oliva 100% bio de Matarrania es ideal para esto porque su grano, a base de azúcar de caña y pequeños huesos de oliva, es grueso y efectúa muy bien el arrastre. Además, está enriquecido con aceite esenciales de menta y eucalipto que activan la regeneración celular y nos dejarán un agradable fresquito en los pies. Lo que mejor es que al ser rico en aceites de oliva y de almendras deja los pies hidratadísimos y muy suaves. Para un tratamiento de choque, repetir este paso un mínimo de 3 veces a la semana o las veces que sea posible.

2. Nutrir y reparar

Luego, (¡y este paso es fundamental!) hay que nutrir y reparar con una manteca o una crema específica y dejarla actuar toda la noche para que penetre y vaya suavizando y alisando las zonas afectadas. El Bálsamo para pies y callos de Apeiron es ideal en estos casos, porque es rico en manteca de karité, aceite de baobab y de jojoba (potentes ingredientes nutritivos y reparadores,) e incluye aceites esenciales de menta, té verde y naranja de acción antiséptica, antibacteriana y cicatrizante. Es realmente efectivo en el pie diabético. Por otra parte, y si sufrís de algún callo o dureza persistente, podéis aplicar de forma localizada la Crema Pies Agrietados Forte de la misma marca, muy efectiva para reducir la piel gruesa. Otra alternativa son las  Mantecas de Karité puras y bio de Altho, que reparan en profundidad y tienen una acción emoliente.

3. Mantener

El mantenimiento más fácil una vez que hayamos reparado nuestros pies, es aplicar una de las cremas específicas (o cualquier otra alternativa de nuestra web) a diario, y realizar una exfoliación semanal o cada dos semanas dependiendo de lo propensos que seamos a la aparición de durezas. Si no tienes los pies muy mal, puedes directamente hacer esto y verás como te mejoran rápido.

Manos suaves y bonitas con un sencillo gesto (y muy poco tiempo)

Para las manos basta introducir el hábito de llevar una buena crema hidratante en el bolso y utilizarla a diario cada mañana o las veces que sean necesarias durante todo el día.

Efectivas y de fácil absorción, son muy buena opción las cremas de manos de Coslys, hidratantes y de textura muy ligera, o un poco más potentes las de Mádara y las de Apeiron. La primera es de textura densa y concentrada con la que necesitarás muy poquita cantidad para notar las manos suaves al instantes; la segunda es una crema muy reparadora pero con un textura media tirando a ligera, te gustará si tienes las manos castigadas pero huyes de las cremas untuosas.

Tratamientos intensivos

Pero para una reparación profunda recomendamos realizar alguna vez a la semana, ideal entre 2 y 3 (incluso cada día si trabajas mucho con tus manos), un tratamiento más intensivo por la noche. Consiste en aplicar un crema específica o un producto de textura más densa con una formulación rica en ceras y aceites, que sea emoliente y altamente nutritivo y renovador. Ideal la Reparadora de manos y uñas de Matarrania si además de sequedad tienes cortes, grietas o heridas, ya que contiene aceites esenciales antibacterianos, curativos y cicatrizantes (salvia, eucalipto, bergamota). Otra muy buena opción son las Mermeladas de Kivvi, auténticos cócteles de hidratación que combinan una base de manteca de karité con muchísimos aceites y extractos orgánicos de plantas que ayudan a hidratar, nutrir y calmar la piel en profundidad. 

Con estos sencillos trucos recuperarás la salud de tus pies y manos, ¡pero recuerda que es necesario ser constantes en su mantenimiento para lucirlos siempre bonitos!

Te puede interesar también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *