Belleza Productos

Todo lo que debes saber sobre los sérums

Junto con el tónico facial, el sérum es ese otro desconocido de la rutina de rostro. Solemos asociar el uso de un sérum con un cuidado más preventivo o tratante e intensivo de los signos de la edad, pero lo cierto es que existen sérums para todo de pieles, problemáticas y edades. De hecho, es tanta la variedad que suele ser dificil escoger y antes de dar el paso, suelen surgir muchas preguntas: ¿qué es un sérum? ¿para qué sirve? ¿realmente lo necesito? ¿cuál es su acción en la piel? ¿cómo se utiliza? ¿solo o junto con la crema? En la entrada de hoy intentaremos dar respuesta a estas y otras preguntas para que deis con vuestro sérum adecuado y le saquéis el máximo provecho.

¿Qué es y para qué sirve un sérum?

Un sérum es un producto de cuidado de facial que por su formulación contiene una concentración más elevada de principios activos y que penetra más capas en la piel que las cremas de día o de noche. Para ello, suelen presentar una textura mucho más fluida, incluso acuosa o tipo gel, por lo que su absorción es muy buena y casi total en muy poco tiempo. Gracias a esta penetración, hidrata y actúa en un problema específic0 mucho más eficazmente, y en menos tiempo, que una crema.

¿Para qué pieles se recomienda un sérum?

Precisamente por esa textura que presentan, son aptos para todo tipo de pieles, incluidas las pieles mixtas o grasas. A diferencia de una crema natural, que suelen estar cargadas de aceites vegetales, mantecas y ceras y por lo tanto pueden engrasar más la piel, un sérum presenta muy poca o ninguna cantidad de este tipo de ingredientes, por lo que aporta muchísima agua (hidratación) y poca grasa. No taponan los poros y si escogemos uno específico para el tipo de piel, su acción se adecuará mucho mejor a nuestras necesidades.

¿Entonces, qué ingredientes tiene un sérum natural?

Los sérums naturales se sirven de glicerina vegetal, zumo de aloe vera, extractos de plantas y ácido hialurónico y otras vitaminas.

 

¿Qué tipos de sérums hay?

Como decíamos, es posible escoger un sérum según nuestra problemática, necesidad o tipo de piel, y lo más importante, que sea natural y respetuoso con la piel. En nuestras tiendas ofrecemos, por ejemplo, los sérums de Nourish London, que están adaptados a cada tipo de piel: calmante y anti-rojeces para piel sensible o con problemas de rosácea o cuperosis, hidratante y equilibrante para piel mixta, nutritivo y regenerador para piel seca, o hidratante e iluminador para piel normal o cualquier piel que busque aportar un efecto de luz u buena cara. Todos tienen en común el ácido hialurónico como ingrediente principal, combinado con el aloe o la glicerina vegetal, por lo que aportan una hidratación profunda y un cuidado preventivo de los signos de la edad. De otras marcas, podemos encontrar desde sérums anti-manchas, hasta sérums anti-edad o rejuvenecedores, pasando por sérums nutritivos o hidratantes.

¿El sérum se utiliza solo o con la crema?

¡Depende! Cada piel tiene una necesidad distinta, por lo que siempre hemos de mirar cómo se siente con uno u otro producto y, además, la época del año. Un claro ejemplo de esto son las pieles mixtas-grasas; muchas de ellas tienen suficiente con utilizar un sérum acuoso en los meses más calurosos, ya que las cremas suelen dar brillos. En otoño o en invierno, estas mismas pieles probablemente sí tengan necesidad de una crema o de la combinación de ambos productos. Una buena práctica es emplear el sérum por la noche, ya que aplicamos un producto de tratamiento pero a la vez dejamos respirar la piel y que ésta se regenere por sí sola. Las pieles secas necesitarán justo lo contrario, combinar ambos productos. Además, ¡la crema puede procurarnos un tipo de cuidado, y el sérum otro! Por ejemplo, un sérum calmante para la hipersensibilidad, y una crema con algo de cuidado anti-edad.

¿Cuándo aplico mi sérum, por el día o por la noche?

Los sérums, excepto aquellos específicos de acción anti-manchas con mucha cantidad de vitamina C o ácidos que pueden fotosensibilizar la piel, se pueden utilizar tanto de día como de noche, solo o con la crema. Combinados, el sérum reforzará la acción de la crema cuando ésta, por sí sola, se quede corta en hidratación en épocas de mucho frío, y aportará una acción más específica (anti-arrugas, iluminador, calmante) si la crema sirve únicamente para hidratar.

Tengo la piel muy seca, ¿qué sérum me recomendáis?

Para piel muy seca recomendamos sin duda el Sérum Protector de Nourish para utilizar en combinación con tu crema de día (la de Nourish de la misma línea es excepcional); es un sérum en textura gel espesa que nutre y recupera el buen tono de la piel en un par de noches. Otro sérum muy hidratante que además aporta un cuidado anti-edad completo es el Sérum Rejuvenecedor de Kivvi, de textura ligera y muy agradable; combinado con su crema de día es una línea que hidrata y protege mucho la piel y suaviza las líneas de expresión y arrugas. Por último, recomendamos los sérums bifásicos de Annemarie Börlind, sérums acuosos con una parte de aceite que potencia su acción nutritiva.

¿Existe algún sérum para una piel sensible con problemas?

Las pieles con problemas como hipersensibilidad, rosácea, dermatitis o cuperosis, deben usar productos específicos que no empeoren su condición. Normalmente, estas pieles también sufren de deshidratación o falta de agua y suelen tirar o picar. Para mejorar estos síntomas, rebajar la inflamación y recuperar los niveles de hidratación, recomendamos el sérum S.O.S de Mádara, muy hidratante y calmante apto para todo tipo de pieles (puede ser demasiado en pieles muy grasas), y el sérum Calmante de Nourish, que suaviza e hidrata la piel con una textura gel que desaparece al aplicarla en la piel.

Quiero un sérum muy intensivo, reafirmante y anti-arrugas, ¿qué hay?

La primera opción, sin duda, es el Sérum Time Miracle de Mádara, un producto muy completo fruto de muchos años de investigación que incluye un complejo patentado de 7  plantas nórdicas con propiedades antioxidantes, reafirmantes y suavizantes. Su fórmula es 100% activa, sin agua, y con zumo de abedul como base, que ha demostrado tener una acción oxigenante, desestresante y estimulante de los procesos de las células de la piel, además de aportar muchísima hidratación. Su textura es fluida y apta para todo tipo de pieles, siempre vigilando las que sean más grasas. Una versión algo más ligera pero igualmente tratante, es el Sérum de Kale de Nourish London, que con su textura gel es el preferido de las pieles con tendencia grasa. Y para las pieles sensibles que quieran empezar a tratar los signos de la edad, recomendamos el Sérum Reafirmante de Green People, marca especialista en pieles sensibles.

 

Te puede interesar también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *