Cabello Cuero Cabelludo Salud

3 soluciones naturales para la descamación y la caída

A cada cambio de estación nuestro cuerpo pasa por un proceso de adaptación y, en cada persona, se traduce en distintos síntomas: cansancio, falta de energía, dolores de cabeza, malestar estomacal y, los más comunes, problemas relacionados con la piel y con el cabello. Éste último es el que suele llevarnos más por el camino de la amargura: de repente, el cabello se vuelve más frágil y se nos cae a la mínima. Por no hablar del picor y la descamación que suele acompañar a este proceso. En esta entrada queremos aportaros soluciones naturales y efectivas para re-equilibrar el cuero cabelludo de forma duradera.

Nada de efectos temporales ni milagros, una vez saneado y con el correcto mantenimiento, podréis prácticamente olvidaros de la descamación. La caída del cabello depende de muchos factores (alimentación, estrés, ingesta de medicamentos, problemas hormonales o enfermedades…), por lo que no es algo que podamos aseguraros evitar.

Entendiendo el cuero cabelludo: él también necesita respirar

Para regular y tratar el cuero cabelludo primero hemos de entender sus síntomas y qué nos quiere decir el cabello con ellos: la descamación, los picores, y en consecuencia, la caída. La descamación suele deberse a la acumulación de residuos, la sensibilidad y la sequedad. Estos tres síntomas van relacionados porque todos se producen en consecuencia: el cuero cabelludo puede llegar a producir más sebo porque no recibe la hidratación suficiente (sequedad) y porque otros factores como la contaminación o la mala calidad del agua lo ahogan (produciendo falta de oxígeno y aumentando la sensibilidad). Para tratarlos empezaremos por la base: oxigenar y desintoxicar. Una buena forma de hacerlo es aplicando mascarillas absorbentes y purificantes específicas para el cuero cabelludo. Puedes hacerla tu misma combinando arcillas y aceites vegetales y esenciales según el efecto que quieras conseguir, pero lo más fácil es adquirir una que ya esté formulada:

Mascarilla desintoxicante de K-Pour Karité con arcilla verde

La Mascarilla capilar desintoxicante de K-Pour Karité tiene una base de arcilla blanca (la más suave) que absorbe grasa, residuos del ambiente y metales pesados de la contaminación. A la vez, se la conoce por ser una buena calmante de todo de pieles. La mascarilla también incluye zumo de aloe vera, glicerina vegetal y manteca de karité para hidratar, algo que también es muy importante para regenerar y calmar los picores. La guinda la pone el aceite esencial de ylang-ylang, relajante y estimulante a la vez, que contribuye a fortalecer la raíz y minimizar la caída.

Trátalo con los productos adecuados

1. Utiliza un champú específico

  • Champú Scalp de John Masters Organics: un champú purificante y estimulante del cuero cabelludo con aloe vera, menta y eucalipto. Retira la grasa y los residuos acumulados, incluida las placas descamativas y la caspa, y minimiza la caída del cabello por la acción liberadora de los folículos. la sensación al usarlo es de un frescor y de una limpieza absolutos.
  • Champú Caspa y Descamación de Unique: el champú de Unique está enriquecido con aloe y proteína de suero de leche, por lo que es una buena opción si tienes descamaciión o caspa pero además sequedad de medios a puntas. Puede usarse a diario sin miedo a que sea muy agresivo. Si tu problema de caspa es algo puntual, podrías eliminar de raíz el problema con el Champú Tratante Anticaspa con Hiedra de Coslys es un tratamiento mucho más fuerte que una vez haya mejorado el problema debe o dejarse de usar o alternarse con otro más suave, de uso diario.
  • Champú Equilibrante de Apeiron: un champú tratante suave, de uso diario, que trata el cabello con descamación y picores, bien de aquellos que son más grasos, bien de todo tipo de cabellos que presentan estos síntomas de forma leve y temporal. Contiene camomila y sal marina, perfectas para eliminar el escozor del cuero cabelludo y la descamación, además de extractos herbales que controlan la actividad de las glándulas sebáceas y previenen la aparición prematura de la grasa en el cabello.

2. Aplica productos de tratamiento

Los productos de tratamiento son un paso fundamental a la hora de tratar los problemas en el cuero cabelludo. Están formulados con ingredientes que actúan en sinergia y, como se aplican directamente en la raíz, penetran en el folículo y lo sanean, de forma que el cabello crece mucho más fuerte y sano.

  • Aceite capilar Omega3 de Unique: este aceite de Unique puede ser tu gran aliado si además de regular el cuero cabelludo necesitas una buena dosis de hidratación en el resto del cabelludo. Si lo aplicas en los dos sitios y dejas que actúe mínimo media hora (si es más, mucho mejor), y luego procedes al lavado normal del cabello, notarás muchísima hidratación y suavidad en el pelo. En el cuero, verás como se desinflama y el picor desaparece. Otra opción, a base de aceite de coco (más graso), sería el Aceite Keishawa Apeiron, para un cabello muy estropeado.
  • Loción anti-caída de K-Pour Karité: producto específico para tratar el cuero cabelludo ahogado y la caída del cabello. Su composición es a base de extractos estimulantes y activadores de la circulación como el romero, el cedro y el jengibre, aunque también incluye manteca de karité y aloe vera para calmar el cuero cabelludo e hidratar, además de una buena cantidad de extracto de vino para regenerar las células.
  • Tratamiento global del cuero Scalp de John Masters: este es un producto muy completo con una triple acción purificante, hidratante y anti-caída. Contiene ingredientes reguladores del sebo como son la bardana, el llantén o el romero, y otros más calmantes e hidratantes como la camomila, el té verde o el árnica. La centella asiática estimula muchísimo la circulación y evita la caída, además de aportar cierto volumen al cabello. Sin duda uno de los bestsellers de la tienda.

La línea de productos para el tratamiento del cuero cabelludo de John masters

3. Mantén una mínima hidratación

Aunque, como hemos visto, los productos anteriores ya hidratan, nutren y reparan el cabello, es bueno complementar el lavado con un buen acondicionador (o mascarilla si tienes el pelo muy seco). Sobre todo porque a veces, los champús tratantes pueden secar un poquito más de medias a puntas, debido a sus ingredientes activos, más encarados a purificar y regular que a hidratar. Eso sí, si tienes el cabello fino, con tendencia a apelmazarse y la raíz se te engrasa rápido, escoge productos específicos para cabello fino o graso: Acondicionador para cabello graso de Coslys, Acondicionador-Mascarilla de K-Pour Karité (es suficientemente potente para usarlo de mascarilla pero por su contenido en arcilla, no engrasa nada), y Desenredante de romero y menta de John Masters, éste último de hidratación más intensiva pero no por ello pesada, ¡va genial!

Tu estilo de vida también es importante

Esto es algo que siempre escuchamos y leemos y no le damos la importancia que merece hasta que lo ponemos en práctica. ¡Y vaya si se nota! Tanto nuestro ritmo de vida, como lo que nos movemos (sobre todo, el deporte) y cómo nos alimentamos, influyen muchìsimo en la salud y el aspecto de nuestra piel y de nuestro cabello. Por ejemplo, con una alimentación basada en alimentos frescos, sin procesados, con la menor cantidad de azúcar posible y moderada en cafeína (empeora muchísimo la sensibilidad de la piel, también la del cuero cabelludo), veremos mejorados nuestros problemas de piel. Si tienes tendencia a imperfecciones, por ejemplo, se reducirá la frecuencia y el número de lesiones. El deporte también contribuye a esta mejora gracias a que promueve la eliminación de toxinas del organismo y la piel se depura y se regenera a mejor ritmo. Y como no, evitar el estrés en nuestro día a día ya sea en casa o en lugar de trabajo.

Te puede interesar también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *