Belleza Noticias

Todo sobre las mermeladas corporales de Kivvi

Hoy queremos hablaros de un producto que últimamente no pasa nada desapercibido ni en nuestras tiendas, ni en en nuestra web, ni en las redes sociales. Y no es para menos, porque son un auténtico lujo para la piel, un tesoro que todas deberíamos tener como fondo de armario porque nunca falla. Hablamos de las Mermeladas corporales de Kivvi Cosmetics, una marca letona, vegana y por supuesto cruelty free que desde el primer momento que la trajimos, supimos que se ganaría el corazoncito de las y los amantes de la cosmética ecológica.

Por sus fórmulas puras, sin químicos nocivos, sin apenas emulsionantes, conservantes, perfumes añadidos, únicamente con ingredientes biológicos extraídos de la naturaleza, muchos de ellos del país de origen. Precisamente esto es lo que hace especial, el empleo de extractos y aceites de frutos, semillas y bayas que concentran una cantidad nada despreciable de vitaminas y antioxidantes. Podéis empezar a intuir el por qué del éxito de las Mermeladas corporales… Veámos más:

Un verdadero cóctel de cositas buenas para la piel

Las mermeladas de Kivvi son mantecas corporales repletas de ingredientes que nos brinda la naturaleza. Su base es la manteca de karité, que hidrata, suaviza y protege la piel del frío, y se mezcla con una gran variedad de aceites vegetales de frutos y semillas, que suelen ser ricos en antioxidantes y ácidos grasos esenciales y hacen que el producto final sea muy nutritivo y reparador. Las propiedades de estos aceites son infinitas: desde hidratar, nutrir y reparar, pasando por suavizar, cicatrizar y difumunar manchas, hasta reafirmar y aportar una mayor elasticidad a la piel (no son pocas las que las han empleado durante el embarazo y lo han acabado sin un estría). Todas tienen prácticamente los mismos aceites como base:

  • Coco: aceite graso emoliente y humectante muy potente, nutre y repara las pieles muy secas y suaviza y desinflama las pieles sensibilizadas.
  • Oliva: otro aceite con una cantidad de grasa saludable elevada que hidrata muchísimo todo tipo de pieles y les devuelve su luz y vitalidad. Aunque es espeso, la piel lo asimila de maravilla.
  • Jojoba: más que una aceite, se trata de una cera cuya estructura es muy muy afín a la de nuestra piel. Su mayor poder es equilibrar la piel, hidrata hasta eliminar la sequedad y la rugosidad de la piel, sin obstruir los poros.
  • Albaricoque: un aceite suavizante y calmante muy utilizado en el tratamiento de las pieles sensibles, con problemas o de niños y bebés.
  • Germen de trigo: uno de los aceites más potentes para nutrir y regenerar las pieles muy secas y con signos de la edad.
  • Onagra: el aceite reafirmante por excelencia, refuerza las estructuras de la piel,  aumentando su elasticidad y previniendo la aparición de los signos del envejecimiento.
  • Espino Amarillo: algunos lo llaman milagro, porque es uno de los aceites más ricos en ácidos grasos (3,6,7,9) y multiplica por muchas las viitaminas para la piel. ¡Por ejemplo, tiene 14 veces más vitamina C que la naranja! Tiene propiedades reconstituyentes, reparadoras, anti-edad, y protectoras contra los radicales libres y otros agentes externos.
  • Grosella Negra: un aceite de una baya que ayuda a prevenir los signos de la edad y compensa los daños medioambientales gracias a sus antioxidantes.
  • Rosa Mosqueta: uno de los más conocidos, ¿qué podemos decir que se halla dicho ya? Es calmante, cicatrizante, despigmentante, reafirmante, muy hidratante…
  • Kivvi: de todas las frutas, es la que mayor contenido de vitamina C presenta, por lo que su capacidad aclarante e iluminadora es brutal.
  • Fresa: es una fuente natural de ácido salicílico, por lo que regenera y renueva las células de la piel con su microexfoliación. Por ello, también combate naturalmente el acné y las marquitas que éste deja.
  • Frambuesa: rico en vitamina E y vitamina A, se dice que es el sustituto del retinol químico convencional por su acción rellenadora e iluminador. Además, mejora muchísimo las descamaciones y los picores de la piel.

Como véis, la fórmula combina aceites bastante grasos, espesos, con mayor capacidad nutritiva y regenerante, con otros más ligeros, para que la textura del producto sea fundente y pueda esparcirse y absorberse bien en la piel. Además, todos tienen muchísimas propiedades por lo que, como veréis más abajo, las podéis utilizar para TODO.

La mermelada que huele que alimenta y no se come

Lo avisamos, porque es que realmente dan ganas de hincarles el diente. Estas son sus variedades, a cada cual más aromática:

  • Naranja y vainilla
  • Bergamota
  • Limón y menta
  • Rosas
  • Ciruela amarilla
  • Arándano
  • Sin olor, especial embarazadas
  • ¿Nuestra preferida? La de ciruela amarilla 😛

Cuando un mismo producto sirve para todo

Esta es otra de las claves de su éxito. Algunos usos que les podemos dar:

  • Para la naricita cuando nos resfriamos
  • Para manos, uñas y cutículas
  • Para los pies
  • Para brotes de sequedad, picazón o eczema
  • Ideal como bálsamo corporal en pieles muy secas

¡En general, como crema en todas las partes del cuerpo! Para todas las pieles, todas las edades (niños también), y muy beneficiosas en pieles secas, muy secas, descamadas o con problemas. ¿Se os ocurre alguno más? Nos encantará conocer vuestra experiencia con este productazo, ¡podéis dejarnos vuestros comentarios o compartirlo en nuestras redes!

Te puede interesar también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *